Skip to main content

Nueva página web del SOV de Madrid

¡Hola! Tenemos nueva página web: www.sovmadrid.org
La página que estás viendo en estos momentos solo tiene información antigua.
Accede a nuestra nueva página web para estar al día de los últimos comunicados del sindicato.
¡Salud!

28 junio: Jornadas grupos de consumo

Posted in

El consumo organizado es una forma de lucha compatible con todas las luchas (artísticas, sociales, laborales, insumisión fiscal, etc.), relativamente fácil de practicar, inofensiva para quienes la practican y potencialmente muy peligrosa para el capitalismo. Asalariadxs, paradxs, estudiantxs, jubiliadxs, enfermxs… No todos los integrantes de la clase trabajadora pueden tener empleo y combatir desde dentro de la empresa capitalista pero todos, sin excepción, pueden pelear en el campo del consumo. El consumo organizado nos da capacidad de decisión real un mínimo de tres veces al día –desayuno, comida y cena-, no una capacidad simbólica de elegir jefe una vez cada cuatro años.

Por todo ello el grupo de consumo del SOV de Madrid convoca el día 28 de junio unas jornadas sobre consumo combativo al que asistirán proyectos de producción autogestionados y grupos de consumo.

 

 

ORDEN DEL DÍA:

1. RELACIONES ENTRE GRUPOS DE CONSUMO Y ENTRE GRUPOS DE CONSUMO Y PROVEEDORES.

Apuntamos algunas cuestiones que interesan a los grupos de consumo y a los productores y que tratan del modo en que podríamos colaborar y reforzar nuestras relaciones.

 

a. Coordinación de pedidos.

¿Cómo podemos coordinar pedidos para ahorrar costes de transporte, llegar a pedidos mínimos, etc.? ¿Es factible sostener una central de abastecimiento de grupos de consumo?

 

b. Bases de datos, bancos de recursos, etc.

Una base de datos común en la que incorporemos, por ejemplo, los productores que nos suministran podría ser útil para conectar a éstos con grupos que busquen nuevos productos. También podría ser útil para poner en común nuestro conocimiento de estos productores y sus productos y empezar a ensayar una certificación participativa.

 

c. Certificación participativa.

¿Qué factores habría que tener en cuenta para certificar los productos? ¿Con qué criterios se valoraría a los productores?

 

d. La racionalización de la distribución.

Hay bastantes productores de la región de Madrid y alrededores que, por distintas razones, se encargan por sus propios medios de la distribución y suministran a casi los mismos grupos de consumo en el mismo día de reparto. En estos días de reparto, es frecuente que circulen 6 o 7 vehículos por Madrid haciendo rutas muy parecidas. ¿Hay forma de racionalizar esta distribución, evitando el impacto medioambiental y ahorrando a los productores gastos en combustible y tiempo de trabajo? ¿Cooperativa de distribución? ¿Logística p2p? ¿Central de abastecimiento? ¿Alguna otra solución?

 

e. Comunicación.

¿Cómo podríamos potenciar la comunicación entre todos y todas? ¿Qué herramientas serían las más adecuadas?

 

2. COMPRAS COLECTIVAS

¿Por qué renunciar a la organización total del consumo, limitándonos sólo a los productos alimenticios? ¿No será mejor consumir organizadamente los productos y servicios básicos que consumimos desorganizadamente por nuestra cuenta en nuestro día a día (bombillas, pilas, combustible, telefonía, etc.)? Citamos para el debate dos fragmentos de un texto del grupo de consumo La Granada:

 

En el mercado capitalista, toda compraventa es una negociación entre partes contrarias. Llamamos compra colectiva a la compra organizada en red con el objeto de conseguir mayor poder de negociación frente a las empresas capitalistas, la parte contraria.

 

La utilidad inmediata de la compra colectiva es la obtención de descuentos en los precios. Pero la compra colectiva como herramienta del consumo revolucionario tiene muchos más usos: control del impacto ambiental en los procesos de fabricación y distribución, mejora de la calidad de los productos y servicios, defensa de los derechos de los trabajadores y trabajadoras asalariadas, etc.

 

3. MONEDAS SOCIALES.

En las actuales circunstancias, en que muchas personas están dejando de consumir en grupos de consumo por falta de euros y hay productores que lo están pasando mal por el descenso de ventas consiguiente, las monedas sociales podrían incrementar el flujo de intercambios y fortalecer los lazos de confianza comunitarios.